• YouTube

Canal de Youtube

  • Irvin Isidor

Finanzas en pareja


“Con quién te casas es una de las decisiones financieras más importantes que tomarás en tu vida” Warren Buffet

Uno de los temas más complejos de manejar en pareja es lo relativo a las finanzas personales. Cuando llega ese momento de hablar sobre algo que hasta el momento ha sido tan íntimo, genera ciertas preocupaciones y aprehensiones. Se piensa que al abordar el tema, se empieza a perder la individualidad y esa libertad de la que hasta el momento se ha disfrutado.

No es cómodo revelar cuánto se gana, el nivel de las deudas, el comportamiento crediticio, es decir, si se han tenido moras o retrasos importantes en el pago de compromisos. Esos temas son difíciles de tratar

Sin embargo, hablar de las finanzas cuando uno ha decidido iniciar una vida conjunta, ya sea un noviazgo que pretende convertirse en algo más serio o un matrimonio, es esencial. La estabilidad de una pareja depende mucho del tema financiero

Pero ciertamente no es una tarea fácil, especialmente porque cada miembro de la pareja viene con una educación financiera muy diferente. Cada uno ha aprendido a manejar sus finanzas en función de lo que ha aprendido en sus hogares, de las conductas de sus padres y eso tiende a ser muy diferente.

Por tanto, poder conciliar esas diferencias culturales, en lo que a finanzas se refiere, es un reto.

Adicionalmente, cada vez es más frecuente que tanto el hombre como la mujer sean igualmente productivos. Eso quiere decir que ya no se da la antigua situación de que el hombre era el proveedor y la mujer la administradora del hogar. Por tanto, el tener dos entradas, hace más importante esa coordinación financiera.


Mis recomendaciones para un adecuado manejo de las finanzas en pareja son las siguientes:


  1. Sea totalmente transparente en sus ingresos, gastos y pertenencias. La comunicación es muy importante y tratar las finanzas sin toda las informaciones es como tratar de armar un rompecabezas escondiendo algunas piezas: nunca se va a tener un panorama completo de la situación. En una relación si no se tiene la confianza mutua, es una relación vulnerable en el tiempo. Evite la infidelidad financiera que es ese síndrome de ocultar la realizad económica que uno vive.

  2. Es necesario realizar un presupuesto conjunto. Ya sean novios o una pareja en convivencia permanente, el tener un presupuesto de los ingresos y de los gastos es vital. La relación en pareja es como una empresa y las empresas organizadas entienden claramente cuáles son los ingresos, dónde se gasta el dinero y lo que al final queda como ganancia o patrimonio. Lo mismo debería suceder en la pareja.

  3. Al momento de hacer un presupuesto conjunto, no se ha perdido la individualidad. Se puede establecer una partida para los gastos personales de cada miembro de la pareja para realizar aquellas cosas que disfrutan o necesitan de manera individual, como comprar ropa, divertirse, cuidado personal, etc.

  4. Los ahorros y las deudas deben decidirse de manera conjunta. Aunque las deudas estén a nombre de una persona, si se es casado, el cónyuge es corresponsable de los compromisos contraídos. Por eso, todo debe ser decidido en consenso para no afectar negativamente el patrimonio.

  5. Establezca metas conjuntas. Se supone que las parejas tienen siempre propósitos comunes como tomar vacaciones, comprar un apartamento, asegurar la educación de los hijos, etc. Esos planes deben ser discutidos y una vez ambos estén de acuerdo con ellos, plasmarlos en el presupuesto. Esos objetivos deben ser revisados constantemente para asegurarse de que se mantienen o si hay algo que hay que modificar.

  6. Designe a un administrador. Es importante que el barco tenga un solo capitán al momento de administrar el dinero de la pareja. Casi siempre se piensa que debería adminístralo aquel que gana más y eso es un error. Debería administrar quien tenga esa habilidad mejor desarrollada, es decir, el que sea más organizado y disciplinado gestionando recursos.

  7. Finalmente, es necesario revisar constantemente la situación financiera de la pareja. Tome un tiempo cada 15 días, mensualmente o con cualquier frecuencia que determinen, para hablar sobre las finanzas y hacer los ajustes que sean necesarios para que las cosas fluyan de manera adecuada.

Así que para que el tema financiero no sea un obstáculo en el bienestar de una pareja, trate de seguir estas recomendaciones y mantenga una comunicación fluida constantemente.


Visita nuestro canal de Youtube y descubre otros interesantes temas.


#finanzaspersonales #finanzas #parejas